Contrato de Obra
Digitalización de Procesos
1 abril, 2021 por
Edición Infotools

Digitaliza tu contrato de obra

Un contrato de obra es una garantía que se firma para proteger a las partes involucradas en una construcción inmobiliaria. En los últimos años, su uso se ha extendido como forma de evitar incumplimientos y posibles fraudes. 

También han surgido otros modos de hacer estos contratos. Integrando la tecnología, se ha pasado del contrato de obra en físico a la digitalización de los contratos de obra. 

El proceso para llevarlo a cabo es más sencillo de lo que piensas. Hoy queremos contarte cómo se hace y por qué deberías digitalizar tus contratos. Sigue leyendo y conoce las herramientas tecnológicas que te ayudarán en esta labor.  

 
 
 

¿Qué es un contrato de obra?

Las condiciones de una obra están en los contratos

Foto de PaulBr75 en Pixabay, Licencia CCO


Comencemos con una breve definición. Un contrato de obra es un documento legal en el que se establecen las pautas. Además de los trabajos que se realizarán a la hora de ejecutar una obra de construcción. 

Entre otros, se definen elementos como la contraprestación económica y los plazos de cumplimiento.

Dependiendo de la complejidad del contrato, pueden hacer otro tipo de cláusulas. Entre ellas: estipulaciones como garantías en caso de retraso, límites a los posibles recargos y hasta cláusulas de terminación abrupta.

Algo importante a entender es que los contratos de obra inmobiliaria no son parecidos a los clásicos contratos de servicios; si bien tienen algunos elementos similares, los contratos de obra son más completos.

La razón es sencilla de entender: una obra inmobiliaria involucra más riesgos a nivel económico para las partes. Este riesgo requiere de una minimización y no hay mejor forma de disminuir riesgos que a través de un contrato bien elaborado.

 
 

“Un contrato de obra minimiza los riesgos de incumplimiento, al ser un documento de carácter legal y obligatorio cumplimiento.”


Información que debe contener un contrato de obra inmueble

Ahora bien, ¿cómo se elabora correctamente un contrato de obra inmueble? 

En principio habría que tener en cuenta los elementos a cubrir. De las garantías a cada uno de estos ítems, parte el éxito del contrato. Vamos entonces a revisar qué información debe contener un contrato de obra inmueble.

  • Datos de identificación de las dos partes. No es solo enunciar a las partes, sino establecer sus datos fiscales. En el caso de la empresa, los datos mercantiles (capital, registro fiscal, etc.) fungirán de garantía en caso de pleito.

  • Plazo o plazos de ejecución. Una obra puede tener un único plazo de ejecución o varios en caso de obras hechas por etapas. En ambos casos, las fechas deben estar pautadas en el contrato. 

  • Precio. Muchos juristas consideran al contrato fuente de legalidad y en parte lo hacen partiendo del precio. Con base en esa cantidad se establecen las posibles reparaciones o indemnizaciones en juicios legales. De allí su importancia.

  • Certificaciones. Dependiendo de lo acordado en la discusión de las cláusulas se establecen certificaciones. En algunos países estas certificaciones las otorga el mismo Estado que arbitra el contrato. 

  • Obligaciones de los firmantes. Estas incluyen los desembolsos, las autorizaciones y demás compromisos. Debe estar claro qué pasa si uno de los firmantes no cumple con las obligaciones adquiridas. 

  • Causas de resolución del contrato. ¿Cuándo se termina un contrato y por qué? Las causas de resolución deberían responder a esas preguntas de forma clara.

  • Cláusulas adicionales. Si se discutieron o pactaron otros acuerdos, debe presentarse por escrito. El contrato debe contener todos los elementos que se pactaron previamente. 

Cabe acotar, que esta información aplica sobre todo a los contratos de obra privada. Sin embargo, son similares a los contratos de obra pública y de otra índole. Ahora vamos a revisar cómo llevar este contrato al ámbito digital. Revisemos los aportes de la digitalización a los contratos de obra.

“En un contrato de obra inmobiliaria deben estar los plazos de cumplimiento, el monto de la obra y las causas de resolución del acuerdo, entre otros elementos.” 


El aporte de la digitalización de los contratos de obra

ALT: Los contratos de obra: aportes de su digitalización

Foto de Sora Shimazaki en Pexels. Licencia CCO


Decir que estamos en la era digital es ya un lugar común. A pesar de ello, muchos se siguen negando a las herramientas digitales en ciertos sectores. Entre ellos el de los contratos. 

Se piensa que un contrato digital no tiene garantías. También existe el prejuicio según el cual los contratos digitales “no son tan serios” como los hechos en papel. Son visiones anticuadas, que ignoran los avances que se han suscitado recientemente.

Un contrato digital es tan serio y está tan garantizado como uno físico. En muchísimos países ya son reconocidos por las instituciones. En estos países también resultan válidos en juicios y arbitrajes legales.

Pero, ¿por qué se están digitalizando los contratos? Fundamentalmente por los beneficios que ofrecen. Revisémoslos de forma pormenorizada. 

8 ventajas de digitalizar tu contrato de obra inmobiliaria

1. Confianza. Al estar encriptados, nadie puede apropiarse o modificar el contenido de los acuerdos luego de firmarse.

2. Autonomía. Los contratos digitales evitan al intermediario, permitiendo una negociación directa entre las partes.

3. Ahorro. Al no ser necesario los intermediarios, se reducen los costos de contratación. 

4. Seguridad. Los contratos digitales están protegidos por criptografías. Existen tecnologías, como Blockchain, que incluso son más seguras. No solo por encriptar, sino al dividir el contrato en cadenas de bloque.

5. Eficiencia. En tiempos en que la digitalización es norma, un contrato digital es sinónimo de eficiencia. Las partes logran que sus garantías estén almacenadas en un instrumento eficaz y adaptado a los nuevos tiempos.

6. Empresa verde. Aunque no sea un beneficio directo a la partes, sí lo es a largo plazo para el medio ambiente. Los contratos digitales, cuando sean la norma en todos los sectores, ayudarán a disminuir el uso del papel. 

7. Si digitalizas tu contrato sumado al empleo de un software de gestión de obras, obtendrás enormes beneficios. Por ejemplo, utilizar un contrato digital permite formalizar las condiciones constructivas para el contratante y el contratista.

Infotools se encarga de mostrar los avances y cumplimientos de esas condiciones. Sean las de construcción, las de mantenimiento o rehabilitación de inmuebles para su venta.

8. Un contrato digital, complementado con Infotools, le dará eficiencias al proceso de digitalización de tus acuerdos. Los aportes no solo serán tecnológicos, sino en términos de productividad y ahorro de tiempo.

“La digitalización de un contrato de obra trae como beneficios la eficiencia, la seguridad, el ahorro y la autonomía de las partes.” 


Conclusión 

Un contrato de obra es garantía legal para todas las partes que los firman. Su implementación es vital para darle seriedad a las obras inmobiliarias. También para la reducción de riesgos y el establecimiento de compensaciones por incumplimientos. 

Sin embargo, estos instrumentos no deben quedarse estancados en el tiempo. En la era de la digitalización, los contratos no pueden estar limitados al papel. Es por ello que surgieron los contratos digitales.

Ellos pueden traerte enormes beneficios: desde ahorro en el tiempo, una mayor seguridad, autonomía y confianza. ¿Qué estás esperando para implementar esta transformación y convertirla en tu ventaja competitiva?

Si te gustó, tal vez te interese:

¿Necesito un sistema CRM?

Funcionalidades inteligentes Infotools Ventas

¿Cómo mejorar la rentabilidad de mi desarrolladora inmobiliaria?


Edición Infotools
1 abril, 2021
COMPARTE ESTE post

Últimas Publicaciones

Archivar